jueves, 1 de diciembre de 2016

Mito Zéus-Júpiter

INTRODUCCIÓN.

Cuando hablamos de mitos debemos introducirnos necesariamente en la cultura griega, como fuente de inspiración para poder comprender las diferentes explicaciones y repuestas, que se fueron encontrando a lo largo de la historia sobre el mundo y el hombre. El mundo helénico aportó una inmensa cantidad de fuentes para el estudio y recopilación de mitología que, alcanzó el apelativo de clásica, es decir, se transformó en la mitología modelo por excelencia, así como motivo de inspiración para la cultura romana. La teogonía está compuesta por varias generaciones de dioses, el origen de las divinidades está ligado a la creación del universo o cosmogonía y varios mitos relacionados con la creación del hombre, denominada antropogonía. Todos ellos surgen como un conjunto de relatos que recogen las creencias, y ritos, de la civilización helena sobre el origen del universo y del hombre. La recopilación de leyendas abarca todas las conocidas desde que comenzó a configurarse la cultura griega hacia el año 2000 a.C. y alcanzó su pleno desarrollo en el siglo VIII a.C, con la aparición de los poemas homéricos de La Ilíada y La Odisea y la Teogonía de Hesíodo.
Algunas preguntas fueron surgiendo a partir de la elección del tema para el ensayo final de materia Lengua II, (latín).
¿Qué es un mito? ¿Qué diferencias hay entre un mito y una leyenda? ¿Cómo influyeron los mitos griegos en la cultura romana? ¿Quiénes fueron Zeus y Júpiter?
¿Qué función cumplían los dioses? ¿Cuáles son las diferencias culturales griega y romana?
            Durante el desarrollo del tema elegido se irán dando respuestas a los diferentes interrogantes surgidos en esta investigación.

DESARROLLO.

Para los antiguos griegos, un mito era un tipo de relato: una historia contada entre los miembros de una familia, en la corte de los príncipes o en las plazas griegas. El mito consiste en contar una simple historia ligada a la cultura de un pueblo donde intervienen héroes y dioses. Generalmente, narrar el origen de una cultura construyendo su historia. Tradicionalmente, los mitos tuvieron mucha importancia y relación con las creencias y la vida religiosa. Cuando no existía la escritura el mito se transmitía de boca en boca (oralidad) de los más antiguos de las familias y luego pasaban a las ciudades. Con la invención de la escritura se fueron registrando en textos. En efecto, posee componentes alegóricos evidentes que refieren a una fuerza de tipo creadora o mágica que forma parte vital de la tradición que los genera. Los mitos, tienen así, una influencia importante dentro de las costumbres de una sociedad. La leyenda suele ser un relato maravilloso que algunas veces tiene origen en algún evento histórico, pero que suele estar enriquecido por numerosos elementos fantásticos. Es una producción literaria de creación colectiva, sobre la que existen diferentes versiones. Muchas de ellas han llegado a nuestros días incluso como auténticas piezas literarias. Narran los orígenes, características y nombres de lugares, plantas o fenómenos de la naturaleza. En ellas figuran héroes vinculados con la región en la que aparecieron.
Es imposible comprender y apreciar el patrimonio cultural de occidente, sin previamente tener un mínimo conocimiento sobre los mitos griegos. Sus personajes han sido en la historia, argumento literario, motivo escultórico o pictórico, pretexto musical y coreográfico. Todas las civilizaciones tuvieron sus mitos, pero hablar de mitología es hablar de Grecia. Era también una concepción del mundo en la que los griegos entendían la realidad. Los romanos (romanorum) al conquistar civilizaciones y territorios, no solo arrebatan los bienes materiales, sino que también se adueñan de los valores culturales  y religiosos de los pueblos asaltados, no solo arrebatan sus tesoros, sino que replican sus dioses. El emperador Augusto continuó la influencia helenística y abrió la puerta al genio romano. Esto ayudó a crear una conciencia romana. Virgilio cumplió el objetivo deseado por Augusto. La  Eneida es un poema épico, pues narra en verso las hazañas de Eneas, desde Troya al mundo occidental, para cumplir con la voluntad divina del destino del mundo; nacional: se afirma la independencia del espíritu romano del griego y religioso: expresa en frases religiosas la filosofía del pensamiento y produce un humanismo  (humanitas)  romano (romanitas). Una vez dominada la Magna Grecia, hicieron suyas las creencias y la mitología griega, también rindieron culto a divinidades orientales. Los romanos eran politeístas, creían en muchos dioses, con características propias que los diferenciaban de los dioses griegos. Solamente podemos afirmar que Júpiter era igual a Zeus, eran solo dentro de la interpretación que se hace de ello. Las características de los dioses romanos, son propias de Roma, pero con la idea que tenían los romanos de integrar a la cultura griega, consideraban que eran los mismos dioses bajo distinto nombre. Los dioses venían a explicar todo aquello que los seres humanos no lograban entender. Los terremotos, las cosechas, el comercio, la maternidad y la salud, dependían de ellos. Todo esto eran sus preocupaciones habituales y les solicitaban a los dioses la solución de estos problemas. La pax deorum, la paz de los dioses era fundamental para el equilibrio en el cosmos. No era una sola función que tenían los dioses, sino que tenían una multiplicidad de funciones. Por ejemplo, Júpiter siempre era un dios del cielo desde la tradición indoeuropea, pero después sus funciones fueron aumentando. Para los griegos los dioses existieron antes que los humanos, el culto a los dioses habían existido desde siempre, en cambio en los romanos, el culto fue creado en cada época histórica por un fundador concreto. Los dioses iban surgiendo conforme eran necesarios. El dios Zeus, una divinidad de la segunda generación de los dioses que habitan en el Olimpo, que arrebata el poder celestial a su despótico padre Cronos para implantar un reinado marcado por sus andanzas de dios tan poderoso como atractivo y de hombre tan alegre como incansable en sus pasiones. Zeus fue el más importante de los hijos de Cronos, dios del tiempo, y Rea, diosa de la fertilidad. De hecho, su nacimiento fue crucial, porque marcó la lucha entre la decisión de su madre de salvarle la vida a toda costa y la obsesión de su padre por devorarlo. Cronos quería evitar, sin importarle los crueles medios que tuviera que usar para ello, la profecía de sus padres. Los dioses Urano y Gea, que anunciaba que sería uno de sus propios hijos quienes terminarían por arrebatarle el trono. Su padre temía ser destronado por uno de sus hijos por lo que los devoraba cuando nacían. Sin embargo, Rea, harta de tanta muerte, cuando nació Zeus envolvió una piedra entre pañales y se la entregó a Cronos quien vomitó a sus hermanos. Así, Zeus y sus cinco hermanos y hermanas ganaron la guerra que se originó frente a los titanes que fueron expulsados a los abismos del Tártaro, en los más profundos del submundo. En esta guerra Zeus, fue ayudado por los Hecatónquiros y los cíclopes, liberados de la prisión en la que Cronos los había dejado. Desde entonces, Zeus, Poseidón y Hades se repartieron el dominio del mundo. Otras versiones afirman que la existencia de Zeus fue descubierta y que Titán culpó a Cronos de perjurio declarándole una guerra y encerrándolo. Según dicha leyenda, cuando Zeus creció se apiadó de él y logró vencer a Titán y dar el trono a su padre, pero Cronos seguía recelando contra Zeus por lo que lo persiguió sin tregua, aunque sólo le valió para que éste y sus hermanos se unieran frente a él, logrando así el poder, definitivamente. Zeus, inició la generación de los llamados dioses olímpicos, instaurando toda la corte de dioses y diosas que en él habitaban. Su poder también fue disputado por los gigantes y por los Aloadas pero, finalmente, la lucha siempre se decantaba del bando de los olímpicos. Durante uno de esos primeros intentos, llamado Gigantomaquia, su gobierno fue disputado por los gigantes, hombres de colosal tamaño, con cincuenta cabezas y piernas y que era sus enemigos. Se organizó una guerra entre dichos gigantes y los dioses del Olimpo y los primeros lograron la supremacía durante mucho tiempo, pero, con grandes esfuerzos, los dioses abandonaron la guarida en Egipto a la que habían huido, salvo Dioniso, y con la ayuda de Hércules, vencieron a los Gigantes. Sin embargo, se abrió una época de crimen en el mundo en el que tiranos y reyes ejercían todo de tipo de derechos, injustos para los demás y Zeus decidió enviar un diluvio que destruyó a la raza humana salvo a Deucalión y a su mujer, quienes pudieron crearla de nuevo.
Zeus adoptó el nombre de Júpiter en la cultura romana y es el quinto planeta del Sistema Solar. Cómo máximo dios del Olimpo, no cabía otra posibilidad de que diera identidad al planeta más grande. Cerca de su hijo Marte (Ares) para aplacar con sus retos la irascibilidad del dios, también es vigilado por el otro flanco por Saturno, su padre. Asimismo, Júpiter posee varios satélites, de los cuales nos quedaremos con Europa y Ganímedes. Ambos son personajes de la Mitología Griega que fueron secuestrados por Zeus y que hoy “descansan” a su lado como satélites. La primera fue raptada por el dios transformado en un toro blanco que apareció desde las profundidades del río dónde la hermosa joven se bañaba, mientras que el segundo fue apresado por su belleza. Posteriormente ocupó el cargo de copero de Zeus en el Olimpo.
Antes de todo existió el Caos. Después Gea, la de amplio pecho, sede siempre segura de todos los Inmortales... Del Caos surgieron Érebo y la negra Noche... Gea dio vida primero al estrellado Urano con sus mismas proporciones, para que la contuviera por todas partes y poder ser así sede siempre segura para los felices dioses”. Hesíodo, Teogonía, 117-132.
“Antes del mar, y de la tierra, y del cielo que todo lo cubre, en toda la extensión del orbe era uno solo el aspecto que ofrecía la naturaleza. Se le llamó Caos... y donde quiera que había tierra, había también aire y agua...”. Ovidio, Metamorfosis.

CONCLUSIÓN.

A los pueblos se los conoce y se los juzga por su historia y a los griegos se los debe de estudiar con el propósito de comprender su riqueza literaria. La mitología griega ha ejercido una amplia influencia sobre la cultura, el arte y la literatura de la civilización y sigue siendo parte del patrimonio de la humanidad y lenguaje cultural occidental. Poetas y artistas han hallado inspiración en ella desde tiempo atrás hasta hoy en día para tratar de entender la complejidad de los temas mitológicos. A los romanos se los conoce o se los juzga por sus hechos (res gestae), ellos sintieron la existencia de una fuerza ajena al hombre (individual o colectiva) a la cual subordinarse voluntariamente para vislumbrar el fin de esa fuerza superior, por ejemplo, un general romano celebraba su triunfo después de una campaña victoriosa, cruzaba la ciudad desde las puertas hasta el templo de Júpiter y allí ofrecía al dios …“los triunfos que Júpiter había logrado por mediación del pueblo romano” (Cita del texto Los Romanos. Pag. 12.)
Para poder entender la historia del pueblo romano es necesario conocer su mentalidad de soldado-campesino. El vigor y la tenacidad del campesino son necesarios para el soldado; su habilidad práctica contribuye a hacer de él lo que el soldado romano debe de ser: albañil, zapador, constructor para abrir caminos para construir lo que finalmente se terminó convirtiendo el gran imperio que domino durante siglos a Europa y parte de Asia y África.
…“Aunque Roma conquistó militarmente Grecia, fue Grecia la que conquistó culturalmente a Roma"… [1]
            Las dos culturas griega y latina definen el mundo occidental del cual formamos parte, pero particularmente la latina impregna nuestra sangre, nuestros hábitos, costumbres, leyes y nuestra lengua española. 
Bibliografía:

ü   Jorge Halperin. “Mentiras verdaderas”. Ed. Atlántida. 2001.
ü  R.H, Barrow. Brevarios. “Los Romanos”.  Fondo de Cultura Económica.
ü  Juan Richepin, “Nueva mitología griega y romana”. Ed. Musa. 1990.
ü  Carlos García Dual. “Introducción a la Mitología Griega”. Ed. Alianza. PDF.
ü  Robert Graves. “Dioses y héroes de la antigua grecia”. Millenium. PDF.
ü  Ovidio. Metamorfosis. Libro I. PDF.
ü  Hesíodo. “Teogonía”. Luz, molécula y vida. Univ. de Salmanca.2007/8. PDF.
ü  Video: Documental: “Orígenes del Latín”II. (La fundación de Roma.

        Juan Carlos Boscoscuro.



[1] Del texto bíblico a una aplicación contemporánea. Douglas J. Moo. https://www.amazon.com/Comentario-b%C3%ADblico-aplicaci%C3%B3n-Romanos-contempor%C3%A1nea-ebook/dp/B005EGNEXU.