viernes, 10 de mayo de 2013

Tiempos post-posmodernos



La posmodernidad. Es lo que viene después de la modernidad. ¿Qué es la modernidad? La modernidad es la historia hecha por los hombres. Es la etapa de las acciones fuertes, de los imperativos fuertes, del hombre que hace la historia, que se compromete con ella.
La filosofía posmoderna se convierte en una moda, al igual que el estructuralismo, el existencialismo. El posmodernismo comienza a tener un auge muy potente después de la caída de Berlín.
El libro inicial de las filosofías posmodernas es el del francés Jean Francois Lyotard, que se llama “La condición postmoderna”, en donde hace un análisis de las sociedades  desarrolladas y dice que en estas sociedades es donde más se acumula el saber y al acumularse más el saber se acumula más el poder. En su libro “La posmodernidad explicada a los niños”, tiene un texto muy importante que se llama misiva sobre la historia universal, donde enumera los grandes relatos que se han impuesto en la civilización occidental y decreta la muerte de los grandes relatos. A partir de aquí se crea una estética posmoderna que dice: “los relatos han muerto”.
Para Lyotard hay cuatro grandes relatos:
El relato cristiano: que es el relato del cual Dios manda a su hijo a sufrir y a morir por la redención de los hombres, esa muerte genera la promesa divina de que todos los hombres encontraran en el reino de los cielos un espacio de plenitud.
El relato marxista: dice que el proletariado derrota a la burguesía y establece el estado de la plenitud. Los grandes relatos son una promesa de que en la humanidad no va a haber más injusticias y padecimientos.
El relato del iluminismo: es el relato en el que surge la divinidad de la razón humana, Las filosofías de la revolución francesa ponen a la razón como la diosa de la historia. La divina razón va a ser la que va a llevar a todos los hombres a un mundo de profunda racionalidad, en la cual ya no va a existir la irracionalidad. Es el relato del triunfo del capitalismo, del racionalismo capitalista.
El relato capitalista: está basado en la economía, el avance incontenible de la economía que implica una prosperidad para todos.
Lo común de todos estos relatos, según Lyotard, es que expresan una visión teleológica de la historia, que tienen una finalidad o van hacia un fín, para legitimar algo. Por ejemplo: el relato marxista va a legitimar la revolución del proletariado, es esencial para llegar a la plenitud de una sociedad sin clases; el relato capitalista legitima la economía de mercado que va a llegar a un estado de plenitud que va a alcanzar para todos; el relato iluminista legitima la razón en donde vamos a llegar a un estadio racional, en el cual todos vamos a ser plenamente felices.
Esta muerte de los grandes relatos implica que hay pequeños relatos. Entonces, que es lo que va a postular la postmodernidad? El no relato o la exaltación de los pequeños relatos.
Los posmodernos le van a oponer a los grandes relatos, pequeños relatos. Con la posmodernidad surge una fragmentación de la historia. Uno de los principales filósofos de la posmodernidad fue
Giani Vattimo, quién propone una “filosofía del dialecto”, como buen italiano, Italia se caracteriza por tener varios pueblos que hablan diferentes dialectos. Vattimo va a decir que la historia es como un dialecto, donde va a haber distintos dialectos que tienen que comunicarse entre sí, pero en donde no hay un gran dialecto, como lo había en la modernidad con el gran relato. Hay una multiplicidad de relatos en la historia,  Como pensaban Nietzsche y Foulcault que en la historia hay multiplicidad de hechos. No es una historia única que se desarrolla dialécticamente como en Hegel o Marx. Hay una multiplicidad de hechos que cada uno tiene su centro en sí, que nos va a llevar a un Multiculturalismo, al respeto por los géneros diversos, al respeto por la diversidad étnica, respeto por todas las minorías: sexuales, raciales. Hay una estética de la diferencia, una exaltación a lo diferente. Esto expresa a la democracia liberal de mercado. No es casual que estos filósofos posmodernos surgieron luego de la caída del muro de Berlín y el triunfo del neoliberalismo. El mercado es una pluralidad de intentos dentro del campo económico. El mercado se ordena a sí mismo y la democracia es la pluralidad por excelencia, en el cual todos los sujetos de la democracia valen lo mismo y siendo tratados con el mismo valor. El posmodernismo es un amplio movimiento que tiene que ver con la historia, la economía, el feminismo, respeto a la sexualidad diferenciada y con el multiculturalismo.


La crítica a los filósofos de la posmodernidad es su excesiva deconstrucción de la historia. El posmodernismo deconstruye la historia porque se hermana con Jaques Derrida, que es un discípulo directo de Heidegger y en él está el concepto de destrucción.
Heidegger es el filósofo más importante de la filosofía contemporánea, porque le han robado todo y los posmodernos siguiendo a Heidegger lo que hacen es deconstruir la historia. La deconstrucción viene a demostrar que la historia está fragmentada. La historia es una multiplicidad.
Entonces, como vamos a transformar la historia, si la historia es un caos vertiginoso de multiplicidades que no se pueden comprender. Por lo menos, hay que hacer síntesis parciales, hay persistencias históricas, no hay una linealidad histórica, pero hay persistencias históricas, hay conexiones y síntesis históricas y como diría Sartre:

"La historia da lugar a totalizaciones, destotalizaciones y retotalizaciones que hacen compleja a la historia mundial. “Hay totalizaciones históricas que se destotalizan y que dan lugar a otras destotalizaciones”





Por último, el golpe final al postmodernismo que habla de multiplicidad de relatos, se lo da el imperio norteamericano que dice “globalización”, el imperio necesita globalizarse. Pero junto con la globalización, después del 11 de septiembre de 2011, aparece oriente, cómo decía Hegel: “Oriente duerme la siesta, porque está fuera de la historia”; entonces, deja de dormir y produce un atentado terrorista a las torres gemelas. Este atentado termina con la fragmentación posmoderna porque establece un acontecimiento universal. Este acontecimiento expresa que hay hechos que son universales. Con este hecho la fragmentación, la multiplicidad de hechos, murió. Hay un hecho universal. El siglo XXI, acaba con la posmodernidad, porque el belicismo necesita totalizar y la lucha es lucha de civilizaciones, “el choque de civilizaciones” de la que habla Samuel Huntington, del Islám y occidente. Aparecen los fundamentalismos que es la negación de los pluralismos. El fundamentalismo es la exaltación de una verdad. El Islámico, es la exaltación de la palabra de Alá y el occidental  es la fundamentación del cristianismo. y  Bush dice: “Dios no es neutral, Dios está con nosotros”. Hay un exceso de religión bélica en el siglo XXI. Hay fundamentalismos religiosos por todas partes. Todos están armados con bombas atómicas, resurge China, resurge Rusia, Pakistan, Corea, Irán. Hay una multipolaridad nuclear pre-apocalíptica donde cualquiera puede apretar un botón y hacer estallar el mundo en pedazos, esto es lo que llamamos Post-posmodernidad.