miércoles, 15 de mayo de 2013

Foucault: Su pensamiento, su crítica a la razón y análisis del poder


Michel Foucault es uno los grandes filósofos del pensamiento moderno, es un estructuralista. En su libro: “Las palabras y las cosas”, tomando como base el pensamiento de Nietzsche, dice “el hombre ha muerto”; y de Heidegger, a través de la lectura que éste hace de Nietzsche. La muerte del hombre es paralela a la muerte de Dios de Nietzsche“Si ha muerto Dios, entonces ahora muere el Hombre”… Tanto Foulcault como el estructuralismo, lo que hacen es salir del sujeto. 
Ese sujeto que Descartes en 1637, pone en la centralidad, como punto de partida epistemológico único el “Ego cógito, ergo sum”,  “pienso, luego existo”. Ese sujeto centralizado que domina todo el conocimiento y toda la realidad va a ser cuestionado por Nietzsche y Heidegger, van a decir el sujeto no está en el centro ni domina la realidad. El sujeto por el contrario pertenece a lo que Foulcault va a llamar la Trama Histórica, pero no es un sujeto constituyente de la realidad, sino que es un sujeto constituido por las relaciones de la estructura. Foulcault saca al sujeto de la centralidad en la que lo había puesto Descartes para ponerlo dentro de la estructura.

Tanto Sartre  como  Foucault,  siguen el pensamiento de Heidegger, haciendo una fuerte crítica a Descartes. Heidegger, en sus dos tomos escritos sobre  Nietzsche,  dice que Descartes hace una antropología,  un estudio  del  hombre. Ese  hombre puesto en la centralidad, es el hombre  que  olvida  al  ser y se dedica  a  la  conquista  de los entes.

Estos filósofos franceses al ver que el marxismo se derrumbaba, veían la caída de la URSS, con lo cual el marxismo no era una herramienta útil para conocer la realidad; entonces necesitan una crítica a la modernidad capitalista no proveniente de Marx y la encuentran en Heidegger que es uno de los más grandes críticos de la modernidad capitalista en tanto técnica apropiadora de los entes, de los objetos de la realidad (cosas). Lo toman a Heidegger, pero tienen que adaptarse él, porque termina con el sujeto, va a decir que esta apropiación que hace del ente antropológico, de la realidad, es apropiada por la técnica del sujeto.
Heidegger va a matar al sujeto porque va a decir que el sujeto no es el que constituye la realidad, sino que la realidad es apropiada por la técnica del sujeto.

Heiddeger y Foucault terminan con el sujeto epistémologico y lo que va a poner en el centro es la estructura y el sujeto va a quedar adentro de esa estructura. Para salir de Heidegger, Foulcault pone al sujeto dentro de la estructura y lo somete a infinidad de determinaciones.



El libro "las palabras y las cosas". Donde Foucault dice que el “Hombre a muerto”, se publica en el año 1966, pero en 1968 se produce el mayo francés, entonces si el hombre ha muerto no se podría haber producido el mayo francés. La crítica que se le hace al estructuralismo es que las estructuras no bajan a la calle, son los hombres los que salen a la calle. 
Aquí aparece el reconocimiento a Sartre, filósofo comprometido con las luchas sociales. Aparece en escena el sujeto libre que con su praxis hace la historia. Tampoco este libro fue muy difundido en Latinoamérica donde estaba en pleno auge la Revolución cubana y el Che Guevara, con la figura del hombre nuevo que daba la vida por la revolución.
Vigilar y castigar, fue el libro de Foucault que más difusión tuvo, del que tuve el honor de leer, en mi época de estudiante de derecho. Un libro que habla de las prisiones, donde hace un análisis exhaustivo de “Las sociedades disciplinarias”, donde hace un análisis del poder. “donde hay poder hay resistencia al poder”, aunque nunca habló sobre cómo se resiste al poder. Para Foulcault, el poder va a ser el poder de la razón. 

También Adorno y Horkheimer, en su libro “Dialéctica del iluminismo”, hacen una crítica a la razón instrumental, que venía del iluminismo como “Diosa razón”, utilizada como herramienta para depredar el planeta y explotar a los hombres, cuya máxima expresión fue el genocidio judío.
Entonces Foucault, va a realizar su crítica a la razón a través de este libro Vigilar y castigar” y otro libro que se llama “Historia de la locura en la época clásica”.   

La finalidad de este libro es erosionar a la razón, sacarla del lugar privilegiado que tiene, cuestionarla, mostrar que esa razón ha sido instaurada para dominar a los hombres. En este libro ataca a la razón desde la locura, no hay nada más que cuestione a la razón como la locura, por eso la razón humana debe de ocultar a la locura. La locura es la antítesis de la razón, es la negación de la razón, no puede admitir que parte de la razón es la locura. Incluso en este mundo racional es el principal generador de locura, por eso el manicomio ocupa un lugar principal, se convierte en el lugar donde la sociedad racional encierra a los locos y los aparta del resto de la sociedad.
Con el encierro de los locos, deja en evidencia, que la sociedad disciplinaria, la sociedad racional, es una herramienta para dominar a los hombres y para dominar a los hombres la razón debe de apartar a la locura, el manicomio cobra importancia porque aparta aquello que es diferente es fundamental para la razón. La locura es el mayor cuestionamiento a la razón.

En Vigilar y castigar, Foucault analiza la delincuencia, la sociedad civil debe de ser transparente, organizada, un lugar donde todos podamos vivir y ese lugar es el Estado del que hablaba Tomás Hobbes, todos debemos ceder parte de nuestra libertad al Estado para organizar a la sociedad. Foucault va decir que para que la sociedad pueda organizarse, necesita las cárceles para encerrar a los delincuentes, como a los locos se los encierra en el manicomio. El elemento esencial de la cárcel es el sistema panóptico de Jeremy Bentham. El panóptico era un diseño de cárcel, con una torre central, donde un solo guardia puede ver a todos los presos sin ser visto, además todos se ven a todos. El que ve cosifica al otro, convierte al otro en un objeto al ser visto, lo deshumaniza, el preso es una cosa a controlar, a vigilar sin ser visto.
La relación que establece el poder con el detenido o el loco, es una relación de exclusión. El poder es la razón que observa, que controla, que domina, que instrumenta a los hombres, que desarrolla las ciencias humanas para conocer al hombre y dominarlo. El poder tiene el poder de imponer la verdad. El poder que tienen los medios de comunicación, le permite moldear las conciencias de los sujetos de una sociedad, convierte a las personas en un enorme mundo de receptores de la verdad que emite ese poder comunicacional. El poder es el que crea la verdad, aunque la verdad absoluta no exista, lo que existe es la interpretación de la verdad, la verdad que ese poder comunicacional repite constantemente hasta que los oyentes terminan creyéndose.

Friederic Nietzsche dice: “No hay hechos, hay interpretaciones”, con lo cual cada persona puede interpretar un hecho, pero el poder tiene el poderío de imponer la suya. El poder es la capacidad que tiene un determinado grupo de imponer su verdad como verdad para todos. El poder lo hace teniendo la mayor cantidad de medios de comunicar para imponer la verdad de ese poder para dominar o ganar más dinero.




Si existe alguna similitud con la realidad de lo que ocurre en el país, es pura casualidad.




Uno de los conceptos más importantes de Foucault, fue el concepto de poder pastoral, es decir del pastor, el poder del hombre, el pastor es el dueño de la manada y guía a la manada.
¿Por qué lo llama poder pastoral? Porque el poder de la iglesia católica como Estado-Institución, requiere de sus pecadores que confiesen sus pecados al cura, es lo que se llama la confesión. 
Aquí aparece un poder que el cura tiene sobre el pecador, porque el cura conoce los pecados del pecador y el pecador no conoce los pecados del cura. El cura es el poder eclesiástico o pastoral que controla a los hombres a través del temor a Dios y de la confesión. La confesión se produce porque le temo a Dios por mis pecados. Con esto se instaura el poder del sacerdote sobre las personas.


Se extiende durante el largo período de la edad media y que es el gran poder controlador de la iglesia contra los hombres, se da en el Estado Moderno, quien empieza a ejercer el poder pastoral; por ejemplo: cuando alguien va al médico le confiesa todo y le responde todas las preguntas, le va a contar todos sus problemas físicos, de Salud. 
Pero ahí se va a generar una situación de desigualdad, la medicina se instaura como un poder por sobre el paciente. Lo mismo ocurre entre el psiquiatra y el loco, el psiquiatra se arroga el poder de la razón y lo va a controlar. La relación entre el policía y el delincuente, el policía es la ley del Estado que priva de la libertad a esa persona, porque supone que violo la ley. En la escuela ocurre lo mismo, el profesor va a transmitir conocimientos y esos van a ser verdaderos para el alumno, le va a enseñar lo que está en los libros que dicen la verdad del poder a lo largo de la historia. El maestro es el pastor de sus alumnos, transmite la ideología del poder y se transgrede se convierte en subversión ideológica porque la historia es una sola y es la que cuenta el maestro en la clase.


Foulcault denomina “Instituciones de secuestro” a aquellas instituciones donde se apartan a todas aquellas personas que no están dentro del sistema productivo capitalista (la fabrica). Entonces, se manda a los niños a la escuela para que se acostumbre a estar en un lugar cerrado varias horas y aprenda a ser un trabajador obediente cuando sea grande. El manicomio  es la institución para cerrar a los locos que no se adaptan. Los hospitales para depositar a los enfermos, Los asilos de ancianos para los viejos que ya no sirven para producir y las cárceles para los delincuentes que transgreden las leyes impuesta por el sistema.


Para Foucault, en la historia no hay una linealidad, sino discontinuidad. Se opone al historicismo de Hegel, que tenía un desarrollo dialéctico interno y necesario. Este desarrollo era el que el sujeto iba tomando conciencia de sí hasta llegar a la autoconciencia total, que tiene una continuidad sustancial, la sustancia que constituye la historia del sujeto absoluto. Marx toma la dialéctica hegeliana, hace una metafísica de la historia, va a decir: que “la historia es dialéctica”, tiene una linealidad que no se detiene, es decir que hay una afirmación, una negación, otra negación de la negación y una afirmación que contiene a los contrarios anteriores. De la negación que hace la burguesía, nace el proletariado, del triunfo de la burguesía surge el proletariado y aniquila a la burguesía, estableciendo una sociedad sin clases, no habrá explotación del hombre por el hombre. Hay en la metafísica de Marx un ordenamiento de los hechos históricos.




Aparece Foucault criticando a Marx, diciendo que la historia no tiene un devenir necesario ni lineal, la historia es una
discontinuidad permanente. No hace una metafísica de la historia porque se basa en Nietzsche,en su libro “La segunda consideración intempestiva”, donde hace una crítica a la historia lineal.


La verdad para Foucault es múltiple, no hay una sola verdad, hay choques de verdades de conocimientos. Dentro de la estructura de la que él habla no hay sujetos, hay luchas, colisiones, conflictos, hay enfrentamiento de distintas verdades sobre los hechos históricos. En este dominio de la verdad, lo que analiza es el poder que impone la verdad. La lucha que se da es por imponer su verdad como la verdad y esa va a ser la verdad impuesta por el poder. Esta concepción es una concepción caótica de la historia. Foucault anticipa a los postmodernos esta multiplicidad de hechos de la historia, que toma de Nietzsche.
La fórmula que establece para la rebelión del poder: “donde hay poder, hay resistencia al poder”, va a ser respondida a fines de los años 70 y el concepto que va a elaborar es el de contraconducta: “a la conducta del poder, hay contraconducta de los sometidos al poder”.