domingo, 19 de mayo de 2013

La razón como instrumento del poder


Adorno y Horkheimer, escribieron un libro que se llama “Dialéctica del iluminismo”, el núcleo del problema que plantean, es cómo,  después de esa esperanza en el iluminismo que la Revolución Francesa con pensadores como Voltaire, Diderot, D´alembert, Rousseau, Kant, que confían en la razón humana, en el gran relato del racionalismo, de la razón humana que dice que el hombre por medio de su razón va a alcanzar la plenitud, va a alcanzar la felicidad, que va a tener una sociedad bien organizada, civilizada, en progreso científico que va a curar todas las enfermedades y nos va a llevar a la felicidad del hombre. ¿Cómo es posible que la humanidad haya llegado a los campos de concentración de Auschwitz, a una forma extrema de barbarie? ¿Cómo pudo haber ocurrido esa barbarie en Europa, centro de la civilización humana?



Adorno y Horkheimer siguen un texto escrito de Walter Benjamin, que se llama “Las tesis de la Filosofía de la historia”, que influyó en el libro sobre la “dialéctica del iluminismo. El iluminismo, el pensamiento racional comienza su despegue con la Revolución Francesa, cuya finalidad era la racionalidad en la historia, sin barbarie. Idea que tenía el colonialismo cuando se expande por sus colonias y era de llevar la civilización, el progreso, la razón, el derecho. Es decir que el imperialismo del siglo XIX, identifica su expansión con la expansión del progreso, de la burguesía capitalista que se erige como la divinidad, la diosa razón que viene a resolver todos los problemas de la humanidad.



La filosofía positivista, de Augusto Comte, dice que estos son los hechos que obedecen a un orden racional, donde triunfa la civilización, el mundo de las ideas, el progreso entra en Las Colonias, tal como quería nuestra generación del 80, Sarmiento, Roca, Mitre.

Pero este culto a la racionalidad ha provocado un monstruo. Las atrocidades más grandes de la historia provocado por la razón humana y este hecho va a ser Auschwitz.


La historia cuenta que lo sucedido en Alemania con el Nazismo fue un hecho irracional, sin embargo, fue un hecho ocasionado por la razón humana. Hitler utilizó lo que Adorno y Horkheimer llaman “La razón Instrumental”, es decir instrumentos para dominar a los hombres. 




Hannah Arendt, escribe un ensayo que se llama “Eichmann en Jerusalém” y hace referencia a la banalidad del mal, que es el mal burocrático, racional. En la película Garage Olimpo, se vio que cuando los torturadores entraban a la Esma, marcaban tarjeta. Es decir que los torturadores realizaban un trabajo burocrático, como cualquier trabajo burocrático, la tortura es un trabajo. Para Eichmann el mal era banal, no tenía importancia, Él solo cumplía con su trabajo de torturar o matar en el campo de concentración. El único problema era que tenían que hacer desaparecer el cuerpo, lo demás era solo un trabajo.


Auschwitz es consecuencia de la racionalidad alemana que necesitaba expandir su territorio y necesita la exaltación el pueblo alemán, señalando a los judíos como los enemigos del pueblo y se los comienza a perseguir porque piensan que los Judíos van a terminar con Alemania. El racismo alemán tiene una característica singular, no desprecia al judío por ser inferior, sino por considerarlo superior, más inteligentes que los alemanes y sienten el peligro quelos judíos se van a quedar con Alemania, van a manejar las finanzas, el erario público; entonces hay que exterminarlo porque son muy inteligentes. Este era  el razonamiento de un Nazi  que aplica un esquema racionalmente eficaz.

Foucault va a decir que la razón de la burguesía capitalista necesita afirmarse negando a la locura y a la delincuencia, por eso construye cárceles y manicomios. El hombre no es malo cuando es irracional, es malo cuando es racional. El uso que le ha dado el hombre es más que la simple razón, es la razón utilizada para esclavizar, dominar a los hombres y someter a la depredación de la naturaleza.
Esta racionalidad burguesa, que como razón instrumental domina a los hombres lleva su instrumentalidad a los campos de exterminio de Auschwitz, donde son racionalmente exterminados 6 millones de judíos, gitanos, negros, homosexuales.




La razón instrumental va a arrasar a la naturaleza, la vuelve un arma de guerra, un arma de consumo, como ocurre con el imperio norteamericano, que para proteger a su país, invade Afganistan, Irak, es decir la razón instrumental es puesta al servicio del poder bélico norteamericano para matar, torturar. Está claro que la razón y el poder van de la mano y de paso arrasan con todo el petróleo de Oriente.


Walter Benjamin, va a decir que no hay hechos racionales en la historia, no hay una dialéctica de Hegel, sino que ve en la historia un paisaje de ruinas, no hay dialéctica hay ruinas y entrega una concepción de la historia como catástrofe, que marca el fracaso de la razón humana.